¿Cómo nos afectaría un nuevo confinamiento? 

¿Cómo nos afectaría un nuevo confinamiento? 

Ya es una realidad que en muchos municipios de nuestro país están retrocediendo poco a poco al confinamiento que vivimos hacer unos meses. Uno de los temores con los que nos levantamos todos los días es encontrarnos con la noticia de que volvemos a estar encerrados en casa y no podremos salir en mucho tiempo. No hay que olvidar que hemos estado más de 90 días confinados en nuestro hogar reduciendo las salidas a una vez o dos a la semana para realizar las compras realmente necesarias.  

Estar tanto tiempo en casa ha sido un reto para nosotros, tanto psicológicamente como económicamente. Por no hablar de las personas mayores que son las que más han sufrido este encierro. Los nervios, el miedo o la incertidumbre han estado a flor de piel conviviendo con nosotros entre nuestras paredes. Estas sensaciones están volviendo a preocuparnos viendo como los rebrotes no paran de subir y observando como cada vez es más posible que nos vuelvan a prohibir las salidas. 

Pero, ¿y si vuelve a pasar? ¿Cómo nos afectaría un nuevo confinamiento? 

Crisis de ansiedad y reactivación de miedos y/o traumas 

Durante el confinamiento vimos como mucha gente adulta vivían duros días de nervios, el no salir a la calle o hacer su día a día rutinario ha afectado a mucha población temiendo que pueda haber un nuevo encierro. Los cuadros de ansiedad se han presentado en todo tipo de personalidades distintas, con ellos han traído la existencia de traumas y vivencias pasadas en las que nos hemos sentido desprotegidos y nuestro estado anímico se ha sentido vulnerado. Estos desequilibrios podrían volver a aparecer más agravados en un posible nuevo confinamiento dejando secuelas más fuertes y más duraderas. 

Problemas con la pareja y con la familia 

Durante el confinamiento saltaba la noticia sobre el aumento de las separaciones matrimoniales. Esto ha sido una realidad pues muchos expertos han visto como sus consultas han tenido una gran demanda para arreglar esos problemas de pareja. Esto volvería a suceder si nos toca quedarnos encerrados de nuevo en casa. Al igual que aumentarían los problemas familiares puesto que las crisis emocionales les afectarían tanto a las personas adultas como a los jóvenes.  

Cansancio y desgaste 

Otro de los que se vio afectado por la cuarentena fue el sueño. Experimentamos cambios en nuestra rutina de sueño pasando a dormir muy pocas horas al día pensando en todas las informaciones del coronavirus que nos llegaban, así como todas las preocupaciones laborales que podíamos sufrir: despidos, ERTES, problemas con el jefe, contagios de compañeros… Recuperar nuestro sueño ha sido muy difícil para muchos de nosotros, por eso la vuelta a un nuevo confinamiento se vería doblemente afectado porque ya conocemos las consecuencias que podríamos experimentar en nuestra vida laboral como en la personal. 

Es importante que apliquemos todas las medidas sanitarias para controlar el coronavirus. Tenemos que intentar aplicar lo que hemos aprendido de la pandemia para que no lleguemos al tan temido segundo confinamiento.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *